Reducción de costes en salud gracias a los planes de prevención

Gracias a la implantación de diagnósticos preventivos y a la creación de planes personalizados el ahorro puede llegar a suponer un 40% de los gastos sanitarios asociados a las enfermedades prevalentes en directivos.

Costes asociados a enfermedades y patologías en directivos

Cuando un ejecutivo sufre una cardiopatía isquémica (una lesión del corazón), no sólo su familia, sino también su empresa, deberían comenzar a preocuparse. Una vez asumido el problema de salud, comienza el problema económico: diagnosticar la enfermedad tiene un coste aproximado de 2.000 euros, tratarla supondrá 1.500 euros más, las horas laborales perdidas por causa de todo ello ascenderán a 8.000 euros, a lo que deberán sumarse otros 1.000 euros por problemas psicológicos. En total, la cardiopatía isquémica dejará un balance negativo de 12.500 euros que tendrán que ser asumidos, no sólo por los bolsillos del ejecutivo, sino también por los de su empresa.

Las enfermedades del sistema nervioso que afectan al personal cualificado de la empresa reducen la productividad de la compañía manifestada en pérdidas económicas. Además, la situación laboral del directivo cambia sustancialmente, ya que se produce una pérdida de liderazgo y de competitividad en el trabajo.

Reducción del gasto gracias a la prevención

La implantación de planes de diagnóstico preventivo podría suponer una reducción considerable (entre un 40 y 50 por ciento) en los costes directos e indirectos de las empresas. Un diagnóstico y tratamiento preventivo disminuye considerablemente los costes asociados al tratamiento y diagnóstico de enfermedades, a las horas laborales perdidas dedicadas al tratamiento de la enfermedad, o a la carga psicológica asociada a la patología.

El coste de un diagnóstico preventivo para un directivo al año (que puede hacerse una sola vez) es de 6.000 euros, mientras que el tratamiento de una cardiopatía (directivo/año) alcanza los 12.500 euros, y el de un ictus o infarto cerebral puede llegar a los 33.500 euros; de modo que los planes preventivos suponen un obvio beneficio, tanto para el ejecutivo, como para sus familiares.

El Dr. Ramón Cacabelos manifestó que “si se consiguiera retrasar un año la aparición de una enfermedad, se reduciría hasta un 30 por ciento la prevalencia de esa patología“. Además aseguró que las enfermedades del corazón y el cáncer son las causantes de muerte en un 28,5% y un 22,8% respectivamente. En ocasiones, el paciente puede verse afectado por las llamadas “patologías silenciosas“, que son enfermedades que en principio carecen de síntomas, pero que a partir de los 60 años pueden provocar daños irreversibles, como la aparición de un accidente cerebrovascular o un ictus.

“Si se consiguiera retrasar un año la aparición de una enfermedad, se reduciría hasta un 30 por ciento la prevalencia de esa patología”.

Desafortunadamente, sólo un 45% de las empresas realizan chequeos médicos rutinarios. En la actualidad, Estados Unidos y Japón gozan ya de planes de medicina preventiva, teniendo éste último una cobertura médica del cien por cien. El establecimiento de los mecanismos de prevención en Canadá ha resultado en que los problemas generados por la hipertensión arterial se redujeran en un 75%.

El Centro de Investigación EuroEspes aconseja llevar una nutrición adecuada, realizar ejercicio físico de manera regular, hacerse chequeos periódicos de rutina, disfrutar de un equilibrio emocional y desarrollar planes de prevención de riesgos, con el objetivo de prevenir las enfermedades más prevalentes en nuestra sociedad.