Tarjeta Farmacogenética Inteligente para el tratamiento farmacológico personalizado

Existe una gran proporción de la población que no responde, responde solo parcialmente, o experimenta reacciones farmacológicas adversas para una dosis de fármaco estándar, debido a ello y a la falta de personalización farmacogenética en tratamientos convencionales aumenta el gasto sanitario en un 30%.

Hoy en día la administración de fármacos se realiza de forma masiva, de manera que un mismo fármaco y una misma dosis se utilizan para todos los pacientes con una misma patología.

Esta situación puede ser válida para una parte importante de la población: aquellos pacientes cuya respuesta al fármaco más se asemeja a los valores promedio de la población.

Reacciones adversas y toxicidad de tratamiento farmacológicos

Pero también puede suponer un gran perjuicio para otros pacientes proclives a presentar reacciones adversas provocadas por la toxicidad del tratamiento farmacológico, por un lado; o, que evidencian ineficacia del fármaco durante el tratamiento, con lo que se necesitarían altas dosis que resultarían tóxicas para el paciente.

El grado de seguridad y eficacia de un fármaco depende en un 40-80% del perfil farmacogenético de cada paciente.

Las reacciones adversas pueden llegar a causar incluso la muerte del paciente y generan un gran coste, tanto a nivel sanitario (hospitalizaciones), como a nivel de empresas farmacéuticas (retirada de medicamento del mercado).

De hecho, más del 30% de los ingresos agudos de personas mayores en los hospitales americanos y europeos son debidos a complicaciones terapéuticas de causa iatrogénica, es decir, por una medicación inadecuada. El perfil genético individual explica, en gran medida, esta gran heterogeneidad en la respuesta a los medicamentos.

Variabilidad genética en la respuesta a fármacos

Los profesionales de la salud se esfuerzan en ejercer una medicina personalizada, que consiste en suministrar el medicamento correcto, en la dosis precisa, para el paciente adecuado. Esto puede conseguirse mediante el uso de la Farmacogenética, que tiene en cuenta la variabilidad genética interindividual en la respuesta a los medicamentos, y así pueda seleccionarse el mejor tratamiento para cada individuo y minimizar los efectos adversos. La Farmacogenética estudia la base genética relacionada con las proteínas (enzimas) encargadas del trasporte y metabolismo de los fármacos, así como de la unión de un fármaco con su diana.

Cada individuo posee una serie de variaciones en el código de estos genes que confiere una variabilidad interindividual en la capacidad de estas enzimas para llevar a cabo sus funciones, y eso hace que cada persona tenga un perfil personalizado de tolerancia a ciertos fármacos, de acuerdo a su perfil farmacogenético.

Eficacia de la farmacogenética en la prescripción de medicamentos

La Tarjeta Farmacogenética EuroEspes contiene el perfil farmacogenético del paciente para que él y su médico conozcan el tipo de tratamiento que puede utilizar y aquellos medicamentos que debe evitar o para los que se recomienda un ajuste de dosis.

La mayoría de los estudios fármaco-económicos internacionales, realizados para evaluar la relación coste-eficacia de los medicamentos en patologías prevalentes (enfermedad cardiovascular, cáncer, trastornos del sistema nervioso, hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, demencia), inciden en el hecho de que un 10-20% de los costes directos en estas patologías son de naturaleza farmacéutica. Asumiendo esta realidad, y teniendo en cuenta que la falta de personalización farmacogenética en tratamientos convencionales aumenta el gasto en un 30%, es presumible deducir que la implementación de protocolos farmacogenéticos en el tratamiento de patologías crónicas, especialmente en pacientes discapacitados de larga evolución, permitiría reducir el gasto farmacéutico directo e indirecto en un 25-40%, dependiendo del diagnóstico primario, enfermedades concomitantes, curso evolutivo de la(s) enfermedad(es), polifarmacia, intervención secundaria para paliar efectos adversos, y perfil farmacogenético del paciente.
De este modo, avanzaremos de manera considerable en la definición y en la práctica de la medicina personalizada, poniendo a disposición de médicos, pacientes y de la sociedad en general herramientas biotecnológicas de última generación, asequibles y fáciles de manejar e interpretar para médicos concienciados en mejorar el tratamiento de sus pacientes.

La implantación de la farmacogenética en la práctica diaria supone una reducción de posibles reacciones adversas a medicamentos, un ahorro en la factura farmacéutica al evitar tratamientos inadecuados e ineficaces, y en definitiva, una mayor tranquilidad para el médico y una mayor calidad de vida para el enfermo.